Refrigeración de suelos


Bajo estrictas condiciones, los suelos laminados Balterio pueden ser utilizados con sistemas de refrigeración de suelos, o sistemas combinados de calefacción-refrigeración de suelos.

¿Qué?

La refrigeración de suelos, es un sistema que se encarga de que durante un periodo de calor, la construcción del suelo no se caliente, y/o incluso esté más fría, por lo que la temperatura dentro de la casa permanezca agradable.

¿Cómo funciona?

La refrigeración de suelos funciona de manera inversa a la calefacción de suelos. El sistema de tuberías en la construcción del suelo se rellena con agua a una temperatura mínima de 18 °C o más alta, a fin de garantizar siempre una diferencia mínima de temperatura entre el espacio y el agua en el sistema de refrigeración de suelos. De esta manera, el suelo se puede refrigerar durante los periodos de calor en el año. El agua un tanto más fría se encarga de la refrigeración del suelo. Puesto que el suelo es más frío que la temperatura ambiental, este espacio va a brindar una sensación más agradable. Es importante que la temperatura del agua de refrigeración en la construcción del suelo, no tiene que ser realmente fría para disminuir algunos grados la temperatura ambiental. Solamente basta con unos grados por debajo de la temperatura ambiental.

¿Qué sistemas de refrigeración de suelos se pueden utilizar en combinación con los suelos laminados Balterio?

Hay solamente 1 tipo de refrigeración de suelos que es compatible con los suelos laminados Balterio: aquel sistema en el cual el agua relativamente fría fluye a través de tuberías sintéticas incorporadas en la construcción del suelo. En la mayoría de los casos, la refrigeración del suelo es una combinación con un sistema de calefacción del suelo.

¿Cuáles son los puntos a tomar en cuenta en los sistemas de refrigeración del suelo, o en una combinación de un sistema de calefacción y refrigeración de suelos?

Los suelos laminados Balterio se pueden colocar, en combinación con cualquier tipo de subsuelo Balterio en espacios con sistemas de calefacción y/o refrigeración del suelo. Cuando se usa un suelo laminado Balterio en combinación con un subsuelo que no sea Balterio, debe velar por que la resistencia total al calor (R) (laminado + subsuelo) sea inferior a 0,15m²K/W. Para ello consulte a su proveedor del subsuelo y/o a su instalador.

Valores R (de acuerdo con la norma ISO 8302 – 1991)
La conductividad térmica máxima autorizada (R) de recubrimiento de suelos, es de 0,15 m².K/W.

Grosor Conductividad térmica R
7mm 0,046 m² K/W
8mm (Xpressions) 0,062 m² K/W
8mm 0,057 m² K/W
9mm (Grande) 0,080 m² K/W
9mm 0,066 m² K/W
Iso-Trans 0,085 m² K/W
Iso-Silent 0,07 m² K/W
Thermo-Trans 0,02 m² K/W
Thermo-Silent 0,01 m² K/W

  1. Construcción del suelo:
    • los elementos de refrigeración (agua fría en tuberías sintéticas) están incorporados en la construcción del suelo;
    • pruebe el sistema de refrigeración del suelo de acuerdo con las directivas del instalador antes de colocar el recubrimiento del suelo;
    • el índice de humedad en el mortero/suelo de recubrimiento en ningún lugar puede ser superior a 1,5 % (de acuerdo con el método CM).

  2. Instalación:
    • Desconecte completamente la refrigeración del suelo antes de comenzar. La temperatura del suelo no puede ser inferior a 18 °C antes, durante y las primeras 24 horas después de la instalación del suelo laminado;
    • prevea una junta de dilatación de 8 a 10 mm por todo el perímetro del suelo y a la altura de otros obstáculos. Para superficies más grandes, se debe prever un perfil de transición cada 10 metros lineales, al igual que entre diferentes espacios, a fin de obtener la misma junta de dilatación.

  3. La refrigeración:
    • Después de la instalación del suelo, espere a lo menos 24 horas antes de volver a conectar (gradualmente) la refrigeración del suelo;
    • evite grandes diferencias de temperatura y ajuste gradualmente la refrigeración, más alta o más baja (máx. 5 °C/día); también al comienzo y al finalizar el periodo de refrigeración, y asegúrese de que no se produzcan grandes diferencias de temperatura entre el espacio y el suelo.

  4. Cuando se enfría con un sistema de refrigeración de suelo, o un sistema combinado de calefacción y refrigeración de suelo, se debe prestar especial atención a evitar la condensación. Para ello, se debe instalar un sistema de control de condensación. La condensación se origina cuando la temperatura desciende por debajo del punto de rocío. El punto de rocío es el punto en el cual el aire se satura, y ya no puede seguir absorbiendo humedad. El punto de rocío depende de la temperatura y la humedad relativa del aire. El peligro de condensación hace que no se pueda trabajar con una temperatura de agua ilimitadamente baja. La temperatura del agua solamente puede estar algunos grados por debajo de la temperatura de la habitación, y por ello debe estar controlada mediante una adecuada seguridad contra la condensación. La elección de la correcta unidad de regulación es de vital importancia. Un sistema adecuado de verificación de condensación funciona de la siguiente manera: una unidad de regulación de calidad calcula el punto de rocío (= 100 % humedad) y desconecta la instalación antes de que se logre el punto de rocío (por ejemplo a 95 % de humedad relativa del aire. La humedad relativa del aire ideal para laminados es de 55 %). Esto es posible puesto que, a base de la unidad de regulación, el sistema desconecta la refrigeración, o bien cierra la alimentación primaria de agua refrigerada en la instalación. Un sistema de verificación de condensación que actúa recién cuando hay un comienzo de condensación, no cumple con las condiciones.

  5. Lea siempre las condiciones de garantía en la instalación de laminado sobre un sistema de refrigeración del suelo, o un sistema de calefacción del suelo que también pueda enfriar.

Las condiciones de garantía sobre el laminado Balterio, solamente son aplicables si se instala en sistemas de refrigeración del suelo o de calefacción del suelo que también puedan enfriar, siempre y cuando cumplan con las condiciones adicionales siguientes:
  • los elementos de refrigeración con agua fría estén incorporados en la construcción del suelo
  • la conductividad térmica del laminado Balterio en combinación con el subsuelo utilizado debe ser inferior a 0,15 m² K/W
  • se hubiere previsto una unidad de regulación de calidad, que desconecte la instalación o que cierre la alimentación primaria de agua refrigerada en la instalación, antes de que se alcance el punto de rocío
  • no se pueda originar condensación en ningún momento

ea más información acerca de calefacción